La principal razón por la que debemos preocuparnos por nuestros clientes es porque queremos que regresen una y otra vez, y nos recomiendan a sus amigos y familiares para que todos se conviertan en nuevos clientes. La reputación lo es todo y tomarse un poco de tiempo para pensar en cómo cuidar a tus clientes es un factor muy productivo para construir una muy buena reputación para tu restaurante.

El servicio al cliente es parte de la mercadotecnia intangible, su objetivo es el manejo de la satisfacción a través de producir percepciones positivas del servicio, logrando así, un valor percibido hacia nuestro restaurante.

Siempre y cuando haya un trato directo con un cliente, estamos hablando de servicio al cliente.

Aunque ésta sea la definición básica, lo cierto es que el concepto tiene muchas más implicaciones para el conjunto del restaurante; se refleja en nuestro estilo y estándares de servicio, nuestras instalaciones, nuestra decoración, ambiente, apariencia y nuestros precios.