Café ruso cobra por minutos y no por consumo

En estos tiempos de “calidad” de vida es necesario innovar y probar diferentes estrategias de consumo y de nuevos conceptos.

El tiempo delante de un buen café y con un amigo a veces puede pasar volando.

Eso es lo que han entendido en esta cadena de cafés rusa: en vez de pagar por el consumo se paga por el tiempo que se está en la cafetería a razón de 2 rublos por minuto (5 céntimos / 3 euros la hora). Tras la primera hora, el precio del tiempo baja a un rublo por minuto, y tras cinco seguidas el tiempo es gratis.

Sin duda una campaña de marketing que hace plantearse si es más importante el precio de las cosas o el del tiempo invertido en ellas. Cuando más pausado se hace aquí el café (y el donut, beagel o lo que sea que lo acompañe) más barata resulta la experiencia.

Para contribuir a esa idea de ¡tómate tú tiempo para el café! Las tiendas de la cadena están convenientemente decoradas con relojes muertos para desacelerar la vida, par que el tiempo no corra hundido en el sillón. El nombre del café significa, acertadamente, ‘esfera de reloj’ y originalmente viene del alemán Zifferblatt.

La idea de esta singular cadena de cafeterías (7 en Rusia y dos en Ucrania) es de Iván Meetin, un escritor y músico de 28 años, que explicaba al periódico alemán Die Zeit que ya planea la apertura de un nuevo establecimiento en Londres.

Sin duda los establecimientos de Tsiferblat han gustado y mucho e estos países del este que ya hay 14 lugares en Moscú imitando la idea aunque incorporan variantes como máquinas de videojuegos y karaokes.

Así que echa a volar tu creatividad para implementar constantes innovaciones para hacer crecer tu negocio….

Fuente: la Vanguardia.